El cambio climático es un gran problema y una gran oportunidad para redefinir el mundo

Jesús Linareses speaker en el New York Summit.  Este polifacético investigador es doctor en Física Cuántica y experto internacional en Cambio Climático.

  • ¿Qué es el cambio climático (CC)?

Es el mayor problema medioambiental al que se enfrenta la humanidad en este comienzo del tercer milenio. Asimismo es una gran oportunidad. Es el primer gran reto global que requiere de una acción solidaria, coordinada e intensa a nivel planetario. Tanto es así que requiere cambiar el modelo de producción y de consumo de toda la economía. Si lo conseguimos, no sólo solucionaremos el problema del cambio climático sino que también  se abrirá una nueva forma de mirar al mundo y de entender cómo se relacionan los países entre sí.

  • ¿El Protocolo de Montreal no fue ya un primer ejemplo?

El protocolo de Montreal de 1987 logró poner las bases para solucionar un problema bien distinto: el de la reducción de la capa de ozono. Fue un gran éxito de la ONU ya que ratificaron el protocolo todos sus países miembros. Gracias a este protocolo que limita la producción de los clorofluorocarbonos (CFC) la humanidad consiguió atajar el problema. Es un buen ejemplo de que el modelo funciona: un acuerdo internacional guiado por la ciencia, financiado conjuntamente por un fondo multilateral de la comunidad internacional, y revisado periódicamente. La diferencia con respecto al cambio climático es que la solución es mucho mas barata y sencilla: reemplazar los CFC. Para ello hubo que vencer la presión de la multinacional Dupont, principal fabricante de CFC. En el caso del cambio climático el reto es colosal, pues requiere un cambio estructural de nuestra economía y de nuestros hábitos de vida.  Requiere además vencer el inmenso poder del lobby de las multinacionales dedicadas a la economía fósil.

  • ¿Y el Acuerdo de Paris ?

Es un acuerdo histórico. Podemos decir que el Acuerdo de París del 2015 es el primer acuerdo universal (firmado por 174 países) en las historia de las negociaciones climáticas. Inicia una nueva etapa en la historia del homo sapiens: la descarbonización de la economía.  Al Gore dice que el Acuerdo de Paris es el “certificado de defunción” de la economía fósil. Yo digo que al menos es el certificado del punto de inflexión; del  comienzo de su agonía.  Es verdad que es tan sólo el primer paso, pero en la dirección adecuada, y ahora al menos “casi” todos los países avanzan en pelotón. Decía Gandhi que “la velocidad es irrelevante si vas en la dirección equivocada”. En Paris hemos colocado la brújula en la buena dirección.

  • ¿Viajamos en el Planeta Titanic?

Al Titanic lo hundieron dos cosas. Primero el paradigma de insumergibilidad. Todos creían que la gloria del imperio británico, el Titanic, no podía hundirse. De hecho, ni tenían botes salvavidas suficientes para todo el pasaje pues no contemplaban esta posibilidad. Lo segundo fue la soberbia del capitán, John Smith, quien quería batir el record de velocidad de la época, y que su nombre quedara en la historia. Bueno, esto último sí que lo consiguió.  Al Titanic le dieron hasta 6 avisos para que aminorara su velocidad pues había una campo de icebergs en su ruta. John Smith prefirió ignorar todos los avisos. La situación es parecida con el cambio climático. En este caso tenemos el paradigma de estacionariedad, quien nos dice que los recursos del planeta son “infinitos e inagotables”. Por otro lado, el capitán Trump y sus acólitos dicen que prefieren mirar hacia otro lado. Cuando la soberbia y los prejuicios coinciden el resultado suele ser nefasto. Sí, por el momento, viajamos en el Planeta Titanic.

  • ¿Qué aprendiste de los SAMI?

En el año 2014 realizamos la “Expedición Ártica SUSTENTA”. Un viaje de 1.000 km atravesando Finlandia, Suecia y Noruega a través de océanos de nieve y auroras boreales, siguiendo a los SAMIS, pastores de renos trashumantes aborígenes del ártico con una cultura ancestral de respeto hacia la naturaleza.  Ellos tienen una diosa mitológica llamada BEIWE, quien tiene a su cargo no sólo hacer nacer los primeros brotes verdes de la primavera, sino además devolver la cordura a los pastores de renos SAMIS que han perdido la cabeza debido a las “largas sombras del invierno”. Ellos nos decían que nuestra BEIWE debe estar dormida. Que el hombre occidental ha perdido el norte. Que se ha salido de las reglas del juego tratando a la naturaleza como su vertedero. Nos pedían que transmitiéramos el mensaje: despertar a nuestra diosa BEIWE interior, ¡recuperar la cordura! Lo que mas me impresionó es que decían que la principal razón para hacerlo no era sólo por la madre Tierra sino por nosotros mismos. Que sólo alguien que recupera la dignidad puede empezar a ser feliz. Que sólo despertando a BEIWE podemos tener la dignidad de llamarnos a nosotros mismos “seres humanos”.

  • ¿Visitaste el futuro?

Hay un sitio en la Tierra donde se puede visitar el futuro. Está en Mountain View en Silicon Valley, California. Se trata de la Singularity University de Googley la NASA, creada para familiarizar a la sociedad con el concepto de tecnologías exponenciales. En Silicon Valley se está cocinando el futuro tecnológico del planeta. Fui allí para entender el papel de las tecnología en la resolución del cambio climático. Quedé profundamente esperanzado. Hasta ahora la tecnología ha servido para multiplicar el impacto ambiental del ser humano. Ahora las tecnologías limpias pueden revertir la ecuación, y ayudarnos a desacoplar el crecimiento económico del impacto ambiental.  Para que el cambio sea suficientemente rápido, es esencial que estas tecnologías sean exponenciales.

  • ¿Cuánto es rápido?

Según el Acuerdo de Paris, para limitar a 2ºC el incremento de temperatura global debemos descarbonizar la economía ya para el 2050. Esto significa darle la vuelta como un calcetín a todo el modelo tanto de producción como de consumo. Como dice Obama, pasar de la economía lineal a la circular. Esto supone en si misma una inmensa oportunidad de negocio, cifrada entre 80 a 240 trillones de dólares. No podemos solucionar el problema del cambio climático sin las empresas. Necesitamos que pongan todo su dinamismo, toda su creatividad, su vitalidad, todo su empuje.

  • ¿A pesar de Trump?

El día que salió elegido Trump en las elecciones casualmente estaba en la Cumbre del Clima de Marrakech con la delegación americana. Las ONGs no podían creerlo. Como comente en este artículo se  pellizcaban los brazos para ver si no era una pesadilla. Me decían “Los norteamericanos nos hemos acostado con un presidente líder mundial en la lucha contra el cambio climático, y nos hemos levantado con un presidente electo negacionista. Debe ser una pesadilla” Estuve hablando con el Dr. Jonathan Pershing, director de política energética de  la EPSA y negociador con Kerry quien me tranquilizó. Me dijo que la acción de EEUUen el cambio climático no estaba sólo en su gobierno. Están además los estados, las ciudades, y sobre todo sus empresas. Las empresas no iban a dejar pasar una oportunidad de negocio de trillones de dólares a nivel global.

  • Para terminar, ¿qué nos recomienda?  

Hacer caso a los SAMIS, despertar a nuestra diosa interior Beiwe para ser felices amando a la naturaleza. Sólo se protege lo que se ama, sólo se ama lo que se conoce. El cambio climático es una oportunidad para recuperar la cordura, para  volver a sentir la dignidad de jugar limpio con la naturaleza, de vivir limpio en la madre Tierra.